Radio Guadalupana

En conmemoración a los 492 años en que arriba hoy nuestra ciudad mariana, la arquidiócesis de la de Coro se viste de gala, al darle como regalo a nuestra ciudad mariana la ordenación de nuevos presbíteros que estarán al servicio de los fieles de las comunidades falconianas.    

La celebración fue presidida por Nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor Mariano José Parra Sandoval, quien le emitió un mensaje a estos jóvenes sacerdotes que inician su vida ministerial, haciéndole un llamado a que vivan una vida en Cristo quien fuè el que los llamó, así como también con la iglesia, con los feligreses, con el arzobispo, con sus compañeros presbiterianos y con toda la sociedad.

 En el mismo orden de ideas también el presbítero Gilberto García, quien es el fundador de la Sociedad de Vida Apostólica “Cristo Joven”, donde hoy uno de los sacerdotes ordenados forma parte de esa congregación, expuso que ante todo le agradecía a Dios y a la vida por las oportunidades que le ha dado ya que estaba viendo los frutos, pero que esta era la obra de Dios puesto que el solo es un instrumento de quien la iglesia se nutre para hacer grandes cosas.

También el Padre Rubén Gutiérrez procedente de la Parroquia del Carmen de la población de Tucacas, y quien forma parte de estos tres nuevos servidores de Cristo expuso, que se sentía muy complacido de asumir una vida sacerdotal y servir al pueblo santo de Falcón y pedía oraciones a cada uno para que le acompañen siempre en su servicio pastoral para así poder ser verdaderos sacerdotes y  que den todo por sus ovejas.

Así mismo el presbítero Yorbìn Salas, oriundo de la población de Urumaco y quien  presta sus servicios en la Parroquia San Antonio de Padua de esa Comunidad, señaló que su meta al iniciar esta nueva vida sacerdotal es pastorear ovejas  y no dejarlas abandonadas para que ellas encuentren, sientan y vean en el sacerdote al otro Cristo, partiendo del lema que se debe trabajar con los pobres, como lo expresa Nuestro Sumo Pontífice el Papa Francisco.

Para finalizar el párroco Jesús Camacho, y quien forma parte de la Sociedad Cristo Joven, y que también empieza una vida en Cristo sacerdotal expresó que pertenecía a la Parroquia San Antonio de Padua de Coro, siendo una de las más importantes y en este día de su ordenación sacerdotal, primeramente agradecía a Dios y a todas las personas que lo habían acompañado en el transcurso de su ministerio con sus oraciones para culminar esta meta.