Radio Guadalupana

Caracas.- Del 27 al 29 de febrero de 2020, se llevó a cabo en la ciudad de Caracas, el Seminario sobre Prevención del Abuso y la Cultura de Buen Trato, promovido por la Conferencia Venezolana de Religiosos y Religiosas (CONVER), la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), el Centro de investigación y formación interdisciplinar para la Protección del Menor (CEPROME) y la Confederación Latinoamericana de Religiosos. (CLAR).

El primer día de este encuentro, contó con las palabras de apertura de Fray Eddy Omar Polo (OAR), Presidente de la CONVER y la disertación de Mons. José Luis Azuaje, Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la CEV, a partir de las reflexiones del Encuentro de Presidentes de las Conferencias Episcopales del Mundo, convocado por el Papa Francisco del 21 al 24 de febrero de 2019 en el Vaticano, durante el cual se abordó la temática de los abusos sexuales.

Durante las ponencias, se abordaron temas como “La prevención del abuso: una prioridad para la Iglesia” y “Prevención y  procesos de selección a la vida sacerdotal”, brindados por el Pbro. Daniel Portillo Trevizo, Director General de CEPROME; “El problema del abuso sexual”, por Mons. Luis Manuel Alí, Obispo auxiliar de Bogotá y miembro del Center for Child Protection de Roma y de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores y “El abuso en las instituciones educativas, deportivas y contexto digital”, por Fray Antonio Carrón de la Orden de Agustinos Recoletos, miembro del Center for Child Protection de OMA y de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores.

Promover la Cultura del Buen Trato

La jornada del 28 de febrero contó con la intervención de la Lcda. María Clara Vieira, Sierva del Santísimo Sacramento, quien disertó sobre lo que llamó las “Dinámicas del abuso”. En su explicación, la Hna. María Clara Vieira señaló las etapas en el proceso del abuso, desde el de poder, y el de conciencia, hasta el sexual, indicando cuáles son las situaciones que permiten que esto ocurra.

Seguidamente, la segunda ponencia del día estuvo a cargo de Mons. Luis Manuel Alí, quien presentó el tema “Víctimas y victimarios: psicodiagnósticos e intervención”, en el que explicó que los abusos se presentan por distintas causas y razones, producto de diversos factores organizacionales, psicológicos y situacionales.

La sesión de la tarde inició con una Adoración Eucarística, presentando ante el Santísimo Sacramento del Altar la intención de consolidar la Iglesia como un lugar seguro, tal como lo indica el lema de la actividad. A continuación, los asistentes se segmentaron en grupos de trabajo para tratar distintos aspectos sobre la prevención del abuso, desde lo canónico, la formación, el sector educativo y los procesos de selección y acompañamiento dentro de las casas de formación y seminarios; todo ello con el fin de promover la cultura del buen trato.

Compromiso y responsabilidad: Apóstoles de la prevención

El último día del seminario dio comienzo con una Santa Misa presidida por Mons. Raúl Biord, Obispo de la Diócesis de La Guaira y 2do Vicepresidente de la CEV, y concelebrada por los Obispos y sacerdotes presentes. Tras la Celebración Eucarística, Fr. Daniel Medina (OAR), juez eclesiástico y miembro de la Comisión de Protección de la CLAR, disertó sobre los procesos canónicos a seguir en cuanto a los abusos sexuales, basado en el Motu Proprio del Papa Francisco “Vos estis lux mundi”.

Tras su ponencia, Fr. Antonio Carrón (OAR) y el Pbro. Daniel Portillo presentaron la última ponencia del día, de carácter informativo sobre la cultura del buen trato, los retos pastorales y espirituales para América Latina en el tema de la prevención del abuso, y los cursos y diplomados existentes para profundizar la formación en cuanto a este tema.

La jornada culminó con las conclusiones del encuentro en palabras del Pbro. Daniel Portillo, y la lectura del documento final del seminario, en el que los participantes se comprometieron a ser difusores de la cultura del buen trato, a promover acciones concretas en red para la protección de menores y personas vulnerables, y a ser apóstoles de la prevención.