Radio Guadalupana

Vaticano.- Entre los documentos de la Sección para las Relaciones con los Estados disponibles en formato electrónico están los fascículos sobre los «Judíos» con 4000 nombres: la historia de Liebman, el rol del novelista Waugh. Y Ottaviani proporcionaba certificados falsos a los perseguidos.

El Archivo Histórico de la Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado (ASRS), conserva los documentos de la Sagrada Congregación para Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios (fondo AA.EE.SS.) y del Consejo para los Asuntos Públicos de la Iglesia. En el panorama de los archivos de la Santa Sede, en virtud de su naturaleza «política», en contacto directo con las nunciaturas, los gobiernos y las instituciones internacionales, es para muchas cuestiones – que pueden definirse como candentes – lo que atrae el interés y la curiosidad.

El pontificado de Pío XII (1939-1958) marcó un período decisivo en la historia del siglo XX, desde la Segunda Guerra Mundial hasta la Guerra Fría, un período de veinte años caracterizado también por la multiplicación de las relaciones y los vínculos no sólo desde el punto de vista bilateral sino también desde el multilateral, con el nacimiento de realidades internacionales cada vez más conspicuas. La correspondencia oficial del período bélico que se conserva en este Archivo Histórico ya ha sido publicada en el pasado en los volúmenes de las Actas y Documentos de las Segundas Guerras Mundiales, preparados por voluntad de Pablo VI por cuatro jesuitas Graham, Schneider, Martini y Blet.

Documentos del Pontificado de Pío XII

Hoy, 2 de marzo de 2020, por voluntad del Santo Padre Francisco, los Archivos Históricos de la Sección para las Relaciones con los Estados también abrieron los documentos del pontificado de Pío XII para que los consultaran estudiosos de todo el mundo. Hace casi diez años, precisamente en vista de esta apertura, los Superiores de la Secretaría de Estado decidieron iniciar un proyecto de digitalización de toda la documentación relativa al pontificado.

Un gran desafío tecnológico para el Archivo Histórico, que se ha encontrado a idear los escenarios de crecimiento y adaptación a largas distancias, pensando en hardware y software capaces de soportar la considerable cantidad de documentos. A este propósito, se diseñó y desarrolló un software con el que el fascículo digitalizado, como una unidad de archivo más pequeña, se interconecta con un inventario. 1.300.000 documentos digitales, que se irán completando progresivamente con más de 700.000 otros documentos, para un equivalente de unos 323 metros lineales.

Digitalización de archivos históricos

Desde el punto de vista de la preservación, el nuevo método de archivo digital tiene una doble ventaja: 1) preservar los mapas históricos, preciosos y únicos en el mundo, del inevitable deterioro y riesgo de dispersión debido a la consulta en papel; 2) permitir la preservación en dos medios, el papel y el virtual, que, debido a su diferente naturaleza, superan los problemas de preservación intrínsecos a ambos medios, ofreciendo garantías mucho más sólidas a largo plazo.

Desde el punto de vista de la consultación por parte de la comunidad científica, una gran ventaja está dada, en primer lugar, por el hecho de que cada estudioso admitido a la consulta (está previsto un límite de 20 personas) puede acceder a través de una de nuestras estaciones informáticas a la totalidad de los documentos que pueden ser consultados: cada estudioso admitido ese día puede consultar todo y al mismo tiempo que los demás. Esto no podría ocurrir si la consulta fuera sobre papel, lo que no permite un estudio simultáneo de los documentos. En segundo lugar, la actividad de investigación se hará más rápida y eficaz, ya que no habrá más tiempo de espera ni límite cuantitativo en la solicitud de los documentos a consultar, con libre navegación en todos los fondos de archivo a 360 grados.

Otra ventaja que ofrece la digitalización es la posibilidad de que el estudioso solicite directamente y en tiempo real a través del programa informático de consulta fotocopias de un documento. De esta manera, que este último también se preserva del estrés foto-mecánico (perjudicial para la conservación) debido a la realización de fotocopias clásicas.

La labor de digitalización e inventario a nivel de fascículo como unidad de archivo más pequeña ha supuesto un gran compromiso, sea por la enorme cantidad de papel que hay que preparar como por el impacto que el nuevo método de archivo, nunca antes utilizado, ha tenido en el personal encargado.

Memoria Histórica de la acción de Pío XII

Para concluir, con más de un millón de documentos ya digitalizados y casi otros tantos en camino, la apertura a la consulta del pontificado de Pío XII proporcionará sin duda alguna información de importancia crucial, en cantidad y calidad, al mundo de la investigación histórico-científica, ya se trate de noticias inéditas o de la confirmación de lo que ya se podía deducir de otras fuentes.

En este punto, sólo queda pasar la palabra a los estudiosos de las más variadas disciplinas para que saquen a la luz todo lo que pueda iluminarnos sobre este intrincado período de nuestra historia reciente, con la esperanza de que volver a poner en auge los temas relacionados con la Segunda Guerra Mundial, y no sólo eso, ayude a perpetuar en las nuevas generaciones la memoria histórica de la acción de Pío XII, enraizada en una auténtica fe en Cristo, para la defensa de la humanidad y la civilización.

Nota de prensa de Vatican News