Radio Guadalupana Online

En el marco del cronograma de actividades de la Comisión Arquidiocesana Probeatificación del Dr. José Gregorio Hernández, el sitio web de la Arquidiócesis de Coro agrega a su contenido, un espacio dedicado a la difusión de noticias y avances sobre el proceso de beatificación de este siervo digno y bueno.

¿Quién fue el médico de los pobres?

José Gregorio Hernández nació el 26 de octubre de 1864 en la localidad de Isnotú, estado Trujillo, con padres de ascendencia canaria y colombiano; en 1888 se graduó de médico en la Universidad Central de Venezuela (UCV), posteriormente amplió sus estudios en París, Francia, para contribuir a la modernización de las ciencias en su nación.

Según los archivos del Centro de Documentación de Canarias y América, Hernández fue pionero en el uso del microscopio en Venezuela, donde se desempeñó además en las cátedras de Histología y Bacteriología de la UCV, contribuyó a la instalación del laboratorio de Fisiología experimental y combatió en 1918 la gripe española.

Desde temprana edad se dedicó a los estudios, fue médico, científico, profesor, filósofo, músico y filántropo, con vocación religiosa, franciscano seglar. Relatos que han trascendido sobre su vida lo señalan como testimonio de la generosidad, la caridad, la solidaridad, con un corazón especial movido por los pobres y los desfavorecidos.

Refieren que durante la Primera Guerra Mundial, dolido por la terrible situación que vivía el mundo en medio de la conflagración armada, ofreció a Dios su vida, rogándole que aquella guerra finalmente acabara.

Un día después de firmado el Tratado de Versalles, el 29 de junio de 1919, falleció a causa de un golpe en la cabeza con el borde de una acera tras ser impactado por un automóvil en la localidad de La Pastora, en esta urbe capitalina, a los 54 años.

Tras la muerte del insigne médico y las circunstancias del accidente que le costó la vida, un día después de la firma del tratado que dio fin a la conflagración bélica, las creencias en sus curaciones milagrosas crecieron entre la población y trascendieron de generación en generación.

El largo proceso para su beatificación

  • 19 de marzo de 1948 comenzó el proceso de mano de su sobrino Ernesto Hernández Briceño aprobado por Mons. Lucas Guillermo Castillo
  • Septiembre de 1949 inició de manera oficial el proceso de beatificación con el postulador Padre Antonio de Vegamián, Custodio de los Capuchinos
  • 1961 siendo arzobispo el Cardenal José Humberto Quintero, pero, transcurrieron 11 años antes de declarar a José Gregorio Hernández, Siervo de Dios, primer título en el camino hacia la canonización.
  • 16 de enero de 1986 el Papa Juan Pablo II declaró Venerable a JGH, lo cual constituye el 2do escalón en el ascenso a la Canonización.
  • En diciembre del 2018, se levanta un tribunal eclesiástico en San Fernando de Apure, estado Apure, para evaluar el presunto Milagro atribuido a la niña Yaxury Solórzano.
  • Enero del 2019, entrega del Dossier de la Causa. El Cardenal Baltazar Porras viaja a Roma y entrega el Dossier a la Congregación de la Causa de los Santos, en compañía de la postuladora Dr. Silvia Gorréales.
  • Enero del 2020, el caso de la niña venezolana, es inexplicable para la ciencia.
  • 28 de abril del 2020, la comisión teológica aprueba de manera unánime el presunto milagro del médico de los pobres, por primera vez llega hasta este punto.
  • El 18 de junio del 2020, la Asamblea de Obispos y Cardenales da su visto bueno y entregan documentos al papa Francisco para su aprobación, José Gregorio Hernández es beato.

El Milagro

Justo uno de los milagros atribuidos al doctor venezolano resultó fundamental para avanzar en el proceso de beatificación.

El milagro aprobado por intercesión fue el caso de una niña de 10 años, la cual recibió un disparo en la cabeza que la dejó gravemente herida, cuando ella y su padre fueron asaltados por delincuentes en el caserío Mangas Coveras, del estado de Guárico, el 10 de marzo de 2017.

La menor debió esperar hasta 50 horas antes de ser intervenida quirúrgicamente, y durante el proceso perdió la masa encefálica, con pronósticos reservados, los médicos consideraron que quedaría con discapacidad severa.

Pero ante los sucesos su madre pidió la intercesión del Venerable y cuatro días después de la operación la niña empezó a reaccionar bien, apenas unos 20 días bastaron para estar completamente sana.

Aunque sólo tres milagros fueron presentados ante la Santa Sede, muchos son los que dentro y fuera del país le adjudican su sanación, el expediente de su causa de beatificación tenía un registro de más de dos mil 100 hasta el 2018, según los reportes oficiales del Vaticano.

Desde que en 1949 monseñor Lucas Guillermo Castillo, Arzobispo de Caracas, presentara los primeros documentos al concilio, transcurrió un largo proceso y fue sobre todo la voluntad de un pueblo lo que llevó a que finalmente el 16 de enero de 1986 el papa Juan Pablo II declarara Venerable a José Gregorio.

El 9 de enero de 2020, la Comisión de Médicos de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano aprobó el milagro que faltaba y el 27 de abril de este mismo año fue aprobado por la Comisión Teológica, acciones que lo colocaron a un paso de su beatificación.

El 18 de junio la beatificación fue aprobada por una plenaria de cardenales y obispos que se celebró en Roma, Italia; un día después en su audiencia con el Cardenal AngeloBecciu, el Papa autorizó el decreto.

José Gregorio no es solo un patrimonio de la fe católica, tan arraigada está la creencia en sus milagros que hasta en la Regla de Osha tiene un lugar, al ser considerado el líder de la Corte Celestial de los médicos venezolanos.

Sus imágenes y estampillas pueden apreciarse tanto en las gigantografías y vallas de las ciudades, en las iglesias y templos, como en los altares de santos de la religión Yoruba.

Pero el doctor Hernández es además una de las figuras identitarias de la nación suramericana, al cual muchos fieles le atribuyen su sanación o mejoría tras realizar promesas o hacer peticiones antes problemáticas de salud o de otro tipo.

Y es que la popular frase: ‘después de Dios, José Gregorio’, define cuan arraigada está en esta nación y en la región, la fe en quien con sus servicios como médico y dedicación a su profesión se ganó el amor del pueblo.

Comisión Arquidiocesana Probeatificación del Dr. José Gregorio Hernández

En ocasión al júbilo que embarga a todos los venezolanos, por la aprobación del Decreto para la Beatificación del Venerable Siervo de Dios, Dr. José Gregorio Hernández y siguiendo los lineamientos del Comité Central Pro Beatificación, presidido por S.E Cardenal Baltazar Porras, el pasado jueves 16 de julio, el Excmo. Mons. Mariano José Parra Sandoval, Arzobispo Metropolitano de Coro, a través de la Cancillería de la Arquidiócesis, emitió nombramiento oficial de la Comisión Arquidiocesana para la Beatificación del Dr. José Gregorio Hernández Cisneros.

La referida Comisión, será presidida por el Arzobispo Metropolitano de Coro y dirigida por el Dr. Henry García como Delegado Arquidiocesano, asimismo, está integrada por:

  • Pbro. Carlos Reyes, Vicario de Pastoral.
  • Hna. Nelly Revilla, miembro del EDAP.
  • Pbro. Arling Moreno, rector de la Sacro Santa Basílica de El Carrizal y asesor de la Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de Coro.
  • Licda. Libertad Sierra, directora del Secretariado de Pastoral de la Comunicación de la Arquidiócesis de Coro.
  • Pbro. Rigoberto Daal, asesor del Secretariado de Pastoral de la Comunicación de la Arquidiócesis de Coro.

La misma, también contará con la asesoría y acompañamiento del Equipo Diocesano de Animación Pastoral. Esta Comisión Arquidiocesana, trabaja en coordinación con el Comité Central, a fin de ejecutar, en la Arquidiócesis de Coro, las decisiones asumidas por este, de igual manera, realizará eventos, encuentros y actividades a fin de promover la recta devoción al Venerable Siervo de Dios, camino a los altares.

Logo oficial de la Comisión Arquidiocesana Probeatificación del Dr. José Gregorio Hernández