Radio Guadalupana Online

La crisis sanitaria generada por la pandemia del Covid-19 ha afectado numerosos países de Latinoamérica, lo que representa también un gran desafío para la Iglesia en todo el mundo, particularmente, donde ya existen crisis internas a las que se suma esta nueva pandemia.

Tal es el caso de Venezuela, donde continúa la enorme crisis económica, política y social que ahora agrava con la irrupción del coronavirus. Según datos oficiales, hay 70.000 casos de coronavirus y unos 570 fallecidos. Pero, lo que más sigue preocupando es la pobreza generalizada. Se calcula que prácticamente la totalidad de la población venezolana, el 96%, vive en situación de pobreza y el 79% en pobreza extrema.  Por consecuente, la formación en todos sus niveles –básica, media y superior- se ha visto interrumpida, siendo los medios digitales una alternativa para dar respuesta, sin embargo, para ello es imprescindible contar con internet y ordenadores, cosa que con tan difícil situación económica es posible en algunos casos.

Crisis que afecta a la Iglesia

Con todo esto, los seminarios para formar a los futuros sacerdotes de la Iglesia Venezolana también están atravesando momentos difíciles, en caso concreto, el Seminario Mayor San Ignacio de Antioquía, ubicado en la Arquidiócesis Metropolitana de Coro; esta casa de formación que alberga alrededor de 20 seminaristas, cursantes de filosofía y teología, además de los sacerdotes formadores que en ella residen, ha tenido que reponerse a las adversidades: incendio en algunas áreas, carencias y deterioro de infraestructura.

A través de la Oficina de Proyectos Pastorales de la Curia Arquidiocesana, se ha solicitado apoyo a la Agencia Pontificia “Ayuda a la Iglesia Necesitada” (ACN), para la reparación e instalación de la biblioteca y sala de computación, para equipar a los seminaristas con computadoras y facilitar el acceso a internet en el Seminario, para abarcar una plataforma de enseñanza online lo antes posible y continuar con su formación académica y espiritual; aunado a ello, con este gran aporte, se logró restaurar algunas áreas que fueron afectadas por un incendio que tuvo lugar el pasado mes de mayo y que afectó gran parte de sus instalaciones.

Una Iglesia agradecida

Tulio Alejandro Reyes, director de la Oficina de Proyectos Pastorales, en medio de una supervisión, informó que esta obra constituye la primera etapa de la restauración que inicia el Seminario. «Esta restauración marca el comienzo de varias etapas del fortalecimiento académico del seminario San Ignacio de Antioquía. Desde la Arquidiócesis de Coro nos encontramos agradecidos por esta ayuda que nos ha proporcionado la agencia pontificia y todos los benefactores que han hecho posible esta ayuda, que fortalecerá la formación de los futuros sacerdotes que han de servir a esta Iglesia falconiana».

Por su parte, el Pbro. Albert Márquez, vicerrector del Seminario Mayor Arquidiocesano, manifestó su agradecimiento en nombre de los sacerdotes formadores de esta institución. «Han sido una gran ayuda no solo para la población estudiantil sino también para los padres formadores, ya que con mejores espacios, podemos brindar una mejor formación. Agradecemos infinitamente. Dios les bendiga».

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN)

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, ayuda alrededor de 6.000 proyectos pastorales y de emergencia humanitaria en más de 145 países, con 23 oficinas dedicadas a la información, al fomento de la oración y a la recaudación de fondos para la cobertura de proyectos. Según cifras recientes, ACN ha aprobado la financiación de 80 proyectos para Venezuela durante el año 2020 y se estima lleguen más.

A continuación, puede acceder a la nota audiovisual TV Primada

Prensa Arquidiócesis de Coro / 12 de octubre del 2020