Radio Guadalupana Online

El Papa Francisco expresó su cercanía a los agricultores y destacó que “su trabajo es más importante que nunca en esta época de crisis”.

Así lo indicó el Santo Padre al recordar que este Domingo se celebra en Italia el “Día de gracias” («Giornata del ringraziamento») con el tema “Agua, bendición de la tierra”.

“El agua es vital para la agricultura, ¡también es vital para la vida!”, expresó el Papa.

En esta línea, el Pontífice añadió “me acerco con oración y afecto al mundo rural, especialmente a los pequeños agricultores” porque “su trabajo es más importante que nunca en esta época de crisis”.

“Me uno a los obispos italianos, que nos instan a salvaguardar el agua como un bien común, cuyo uso debe respetar su destino universal”, afirmó el Papa al finalizar el rezo del Ángelus este 8 de noviembre.

Además, el Santo Padre pidió a través de su cuenta oficial de Twitter en italiano @Pontifex_It agradecer al Señor por el agua y pidió cuidar este don para que no se contamine.

“Agradezcamos hoy al Señor por el agua, la bendición de la tierra, un bien indispensable para el equilibrio de los ecosistemas y la supervivencia humana. ¡Cuidemos este don para que no se contamine ni se pierda!”, escribió el Papa.

El “Día de gracias” (“Giornata del ringraziamento”) se celebra tradicionalmente el segundo domingo de noviembre.

La Presidencia de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) destacó que esta celebración tiene por finalidad “dar gracias a Dios por los dones de la tierra” y tiene origen en las tradiciones religiosas del pueblo italiano, pero ha sido promovida “en los últimos años por movimientos sociales de inspiración cristiana”.

Debido a la emergencia sanitaria del COVID-19, una nota de la CEI indicó que es “oportuno, en el momento actual, que la iniciativa sea retomada de forma unitaria y directa por las Iglesias particulares individuales, convocando a todos los fieles de la ciudad y del campo a participar, junto con las categorías particularmente interesadas”.

“De hecho, es necesario, hoy más que nunca, llamar a la gente a alabar a Dios, dador de todo bien, a la valorización y justa distribución de los dones de la tierra, al respeto por el medio natural y a la solidaridad con los que trabajan”, subrayó el comunicado del episcopado italiano.