Radio Guadalupana

Caracas.- El martes, 19 de enero de 2021, el Papa Francisco ha enviado un mensaje a los prelados y presbíteros de Venezuela que participan en el Encuentro Virtual Conjunto de Obispos y Sacerdotes. A través de un videomensaje, el Sumo Pontífice se dirigió a los participantes del encuentro, invitándoles a amar y a servir, desde el ministerio que ejercen. Recordó que esta “es una ocasión para compartir, en espíritu de fraternidad ministerial, sus experiencias sacerdotales, sus cansancios, sus incertidumbres, como también sus anhelos y su convicción de llevar adelante la obra de la Iglesia, que es la obra del Señor”.

El Papa Francisco ha dicho a los Obispos y sacerdotes venezolanos, tomando como referencia el Evangelio de Marcos (cf. 6, 30-31), que como Pastores de la Iglesia no es posible actuar “solos, aislados, autosuficientes”, sino que es más bien “indispensable” volver siempre a Jesús, reunirse “en fraternidad sacramental, para contarle y contarnos entre nosotros «todo lo que hemos hecho y enseñado», con la convicción de que no es obra nuestra sino de Dios”.

A su vez, el Sumo Pontífice señaló, a propósito de la asamblea que se lleva a cabo virtualmente con el objetivo de “permitir el encuentro de quienes han recibido la misión de testimoniar y extender la paternidad del Señor en el pueblo santo fiel de Dios”, dos principios fundamentales “que nunca se deberían perder de vista y que garantizan el crecimiento de la Iglesia”: el amor al prójimo y el servicio de los unos a los otros; “Amor y servicio juntos, si no; no va”, indicó con precisión.

“Así nos quiere el Señor: especialistas en la tarea de amar a los demás”, manifestó el Obispo de Roma, exhortando a amar desde la sencillez de los actos cotidianos y a servir a los hermanos. “Hay que reavivar en la vida el deseo de imitar al Buen Pastor y aprender a ser “siervos” de todos, particularmente de los hermanos y hermanas menos afortunados y tantas veces descartados”.

Finalmente, el Papa Francisco invitó a los prelados y sacerdotes a trabajar con gozo y decisión en su labor pastoral, y agradeció su testimonio de amor y servicio a los venezolanos, desde la atención de la Iglesia en tiempos de pandemia. “Con gratitud les aseguro mi cercanía y mi oración, a todos ustedes, que llevan adelante la misión de la Iglesia en Venezuela, en el anuncio del Evangelio y en las numerosas iniciativas de caridad hacia los hermanos extremados por causa de la pobreza y la crisis sanitaria. A todos los encomiendo a la intención de Nuestra Señora de Coromoto y de san José”, expresó el Sumo Pontífice. “No se fracturen hermanos. No se fracturen. Siempre hay una posibilidad de unirse”.

Fuente: Prensa CEV/ 19 de enero del 2021