Radio Guadalupana

Guarenas.- “Es necesario impulsar la correcta devoción de nuestro beato Doctor José Gregorio Hernández, a través de la creación de una ruta diocesana para que se le conozca mucho más. Dios mediante, una de nuestras metas es también impulsar la construcción de un santuario dedicado a este gran venezolano a quien consideramos Médico de los pobres y cristiano ejemplar”.

Así se expresó monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, en la primera visita a varias poblaciones de Barlovento, de la Diócesis de Guarenas, luego de su toma de posesión como obispo de la diócesis el 6 de febrero, en la Catedral Nuestra Señora de Copacabana.

Al prelado se le vio con mucha alegría y dinamismo, llevando un mensaje de solidaridad, fraternidad y cercanía. Además, enseñó sobre el mensaje del amor y salvación de Jesucristo, y también lo que ha sido una de sus tareas en los últimos años: difundir la devoción al Doctor José Gregorio Hernández, del cual ha sido un exitoso vice postulador.

Durante estas visitas estuvo acompañado del Pbro. José Antonio Barrera Ruíz, vicario episcopal diocesano y párroco de la Catedral Nuestra Señora de Copacabana; el presbítero Valdemar González, párroco de Nuestra Señora de Altagracia de Curiepe; el diácono permanente José Arévalo y el seminarista César Castillo. 

Primera misa como obispo diocesano

La primera misa de monseñor Tulio Ramírez como obispo diocesano, se celebró el domingo 7 en la parroquia “Inmaculada Concepción” de Cúpira. Allí fue recibido por el párroco Juan Francisco Becerra y la entusiasta feligresía que lo arropó con el canto “El Peregrino”, interpretado por un grupo de niños, seguidos de servidores, agentes de pastoral, la agrupación musical JEMUS (Jesús Música) .

Es de resaltar que antes de llegar a esta parroquia, el prelado se detuvo en la iglesia El Cristo, donde por primera vez se encontró con la feligresía barloventeña. En esa comunidad realizó una oración junto al grupo de fieles que le esperaron. “Esta primera visita de Monseñor Tulio ha sido de gran motivación para toda la feligresía y desde ya nos esteremos preparando para lo que se llama la visita pastoral”, dijo el padre Juan Francisco Becerra, sacerdote trujillano que lleva trabajando un poco más de dos años en Cúpira. “Su nombramiento ha sido un gran acontecimiento para la Iglesia”, añadió.

La parroquia San José de Barlovento fue el segundo destino de monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla. Fue recibido con gran alegría por el párroco Carlos Frías, un sacerdote mirandino ordenado en el año 1974, con quien compartió gestos de aprecio por la iglesia y fidelidad a la Iglesia. La misa se cumplió en medio de cantos muy alegres y con representaciones de los movimientos de apostolado y culturales de las comunidades a las que Mons. Tulio Ramírez fue mencionando y dedicándoles expresivas salutaciones.

“Ustedes cantan como los ángeles”, dijo el Obispo Diocesano a los niños, jóvenes y adultos que conformaron los coros que participaron en la misa. También saludó y agradeció el trabajo de la Congregación de Santo Domingo de Guzmán (hermanas Dominicas venezolanas) y los niños de la Infancia Misionera.

Así también, en San José recordó al fundador de este templo parroquial, Pbro. Carlos Zapico, a quien se le venera como como el “Apóstol de Barlovento”. El Pbro. Zapico falleció el 25 de marzo de 1945 y sus restos están enterrados en esta iglesia parroquial.

A quince minutos para las tres de la tarde, monseñor Tulio llegó a la iglesia dedicada a Nuestra Señora de las Mercedes, en Río Chico. En medio de estrictas medidas de prevención por la pandemia del COVID-19, fue recibido por el padre Clemente Medina, fieles laicos y el alcalde Jesús Agustín Monterola quien, hacia el final de la tarde, le tributó un compartir al obispo y su comitiva en las instalaciones municipales.

En su mensaje, nuevamente, resaltó los valores humanos y cristianos del Doctor José Gregorio Hernández. “Me he sentido muy contento de conocer Barlovento, y conocer a su gente tan cordial, tan simpática, justo como me lo dijeron a mí: son gente extraordinaria, gente muy buena y de gran corazón”.

“Se me ha cumplido hoy un sueño, estando aquí en Barlovento, uno de los sitios más importantes que están también en el corazón del Obispo”, expresó impartiendo su bendición a toda la feligresía y dando gracias a la patrona diocesana Nuestra Señora de Copacabana. El Pbro. José Antonio Barrera anunció que monseñor Tulio Ramírez continuará visitando estas “periferias” como el papa llama a los más alejados de las grandes metrópolis y de las instituciones. “Son los primeros contactos con la gente de nuestra Diócesis”, expresó.

En ese sentido, anunció la que será la próxima agenda del Obispo de Guarenas: “El domingo 21 de febrero, a las 9 de la mañana, estará en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, en Higuerote; posteriormente, a las 11 de la mañana está previsto que llegue a la parroquia Santo Domingo Guzmán de Mamporal, en el municipio Buroz; y a las 3 de la tarde, en la parroquia Nuestra Señora de la Encarnación, en Caucagua”.

Es de señalar que el día 14 de febrero, la ciudad de Guarenas arriba a 400 años de su fundación y entre las actividades contempladas se encuentra la tradicional eucaristía a las 10 de la mañana, en la Catedral de Nuestra Señora de Copacabana, que misa será presidida por el nuevo obispo de la diócesis de Guarenas.

Prensa CEV
Nota de prensa El Guardián Católico
08 de febrero de 2021