La parroquia “Nuestra Señora de Lourdes” de Mene Mauroa, en la Arquidiócesis de Coro, celebró el pasado 11 de febrero sus fiestas patronales, en esta oportunidad, con una Eucaristía que contó con la asistencia de un reducido grupo de fieles que, siguiendo las medidas de bioseguridad correspondientes, festejaron los 85 años de devoción mariana en esta comunidad parroquial.

En ocasión a esta fiesta, la parroquia se engalana para celebrar a la Virgen de Lourdes, con fiestas y procesiones, sin embargo, este año, por motivo de la crisis pandémica y en vista del decreto arzobispal que prohíbe las celebraciones litúrgicas con presencia de fieles, se tomó la decisión de suspender la acostumbrada ceremonia, y conmemorar a su patrona con una pequeña celebración litúrgica, para pedir a Santa María, por el cese de esta grave crisis de salud.

La Eucaristía estuvo presidida por su párroco, el Pbro. Néstor Beltrán, concelebrada por el diácono Julio Alvarado; el párroco aprovechó la oportunidad para despedirse de la feligresía que lo acogió durante 6 años, agradeciendo por su cariño y la huella que dejan en su Ministerio Sacerdotal, puesto que, ya finalizó su servicio en esta comunidad.

Durante 85 años, la imagen de Nuestra Señor de Lourdes recorre en procesión el pueblo, este año, se realizó una rogativa para bendecir a las familias mauroenses.

Cada 11 de febrero la Iglesia conmemora la primera aparición de María a Santa Bernardita, celebrando a Nuestra Señora de Lourdes y la Jornada Mundial del Enfermo que instituyó San Juan Pablo II en 1992 y que se celebró por primera vez en Lourdes el 11 de febrero de 1993.

Prensa Arquidiócesis de Coro

12 de febrero del 2021