Radio Guadalupana

En horas de la tarde de este domingo 02 de mayo, la parroquia Ntra. Sra. de la Merced de Coro, fue elevada canónicamente a Santuario Arquidiocesano en honor al Beato José Gregorio Hernández por decreto de Monseñor Mariano José Parra Sandoval, Arzobispo Metropolitano de Coro, en medio de una celebración eucarística con motivo de la solemne entronización de la reliquia de primer orden del médico de los pobres.

Con la tradicional procesión de entrada, inició esta eucaristía en la que, después de la liturgia de la palabra, se dio lectura al decreto de elevación a santuario de esta  parroquia, designando como rector del mismo al Pbro. Eucario Ynciarte, quien desde entonces debe fomentar la correcta devoción al primer laico venezolano en ser elevado a los altares, por su parte, Monseñor Mariano Parra resaltó en su homilía la necesidad de entender el mensaje del evangelio acerca de que Dios es la vid y los fieles son sus sarmientos, precisando que José Gregorio Hernández vivió este mensaje de amor profundamente, teniendo como secreto la fe y su vocación de servicio, virtudes que le dieron el grado de Beato. 

Al final de la eucaristía, el Prelado decretó también un tiempo jubilar en toda la Arquidiócesis Metropolitana de Coro, con el fin de celebrar la beatificación del médico de los pobres, auspiciando con ello, el fortalecimiento de la devoción a este cristiano ejemplar. Es de resaltar, que para esta celebración se unieron los tres santuarios de mayor concurrencia de esta jurisdicción eclesiástica: Ntra. Sra. de Guadalupe de El Carrizal, Santo Cristo de Guasare y el del Beato Gregorio Hernández, en la presencia de sus imágenes religiosas y de sus respectivos rectores.

En esta ceremonia liturgia se contó con la presencia del Gobernador del estado Falcón, Víctor Clark y del alcalde del municipio Miranda, Pablo Acosta, así como de representantes del alto mando militar de la región, autoridades y personal de salud, parte clero arquidiocesano, religiosas y laicos responsables de las diversas pastorales de la Arquidiócesis, finalizando con la solemne entronización de la reliquia de primer orden al santuario, acompañado de fuegos artificiales y cantos de júbilos entonados por el coro parroquial.

Prensa Arquidiócesis de Coro