Radio Guadalupana

Con un quirógrafo publicado el 06 de octubre de 2021, el Papa Francisco ha creado la «Fundación para la Sanidad Católica», un organismo que «ofrecerá apoyo económico a las estructuras sanitarias de la Iglesia, para que se conserve el carisma de los fundadores, la inclusión en la red de estructuras análogas y benéficas de la Iglesia y, por tanto, su finalidad exclusivamente benéfica según los dictados de la doctrina social».

El contexto de la decisión papal es el de la crisis que afecta a diversas estructuras sanitarias gestionadas por órdenes religiosas, que a menudo se ven en la imposibilidad de seguir manteniéndolas y las ponen en venta.

La nueva Fundación Vaticana, escribe Francisco, es una «Ente vinculado a la Santa Sede» para que «pueda operar bajo su soberana autoridad y como entidad instrumental de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, que proveerá su gobierno y todo lo necesario para su funcionamiento». Con el quirografo de hoy, el Papa aprobó también el Estatuto de la Fundación, que será dirigida por Monseñor Nunzio Galantino, Presidente de la APSA.

El objetivo estatutario es, por tanto, apoyar y relanzar las estructuras sanitarias propiedad de organismos canónicos o gestionadas por ellos, encontrando, también entre benefactores privados e instituciones públicas y privadas, los recursos financieros necesarios. La Fundación podrá llevar a cabo todo tipo de operación permitida por la legislación del país en el que se encuentren los centros sanitarios objeto de la propia actividad, buscando asegurar el respeto de la doctrina social y la sostenibilidad económica. Los centros sanitarios católicos, a los que por diversas razones les resulta seguir adelante, podrán así evitar opciones demasiado condicionadas por la urgencia.

«Trataremos de evitar el riesgo», dijo monseñor Galantino a Vatican News, «de que, aunque no lo quieran, estas estructuras contribuyan a transmitir una idea elitista de la asistencia sanitaria, reduciendo los espacios de la atención ofrecida a todos y para todos».

El pasado 11 de julio, en su primera aparición pública tras la operación intestinal, el Papa Francisco, asomado al balcón del Hospital Gemelli, dijo: «En estos días de hospitalización, he experimentado lo importante que es tener un buen servicio sanitario, accesible a todos, como hay en Italia y en otros países. Un servicio sanitario gratuito que garantice un buen servicio accesible para todos. No debemos perder este bien precioso. Hay que mantenerlo. Y por esto todos tenemos que comprometernos, porque es útil para todos y requiere la contribución de todos». Y después de haber dirigido un aliento a los médicos, a todos los trabajadores y al personal sanitario, añadió: «Incluso en la Iglesia ocurre a veces que algunas instituciones sanitarias por una no buena gestión no van bien económicamente. Lo primero que se te ocurre es venderla. Pero tu vocación como Iglesia no es tener dinero, es hacer servicio y el servicio siempre gratuito. No se olviden: salvar las instituciones gratuitas».

Además de monseñor Galantino como presidente de la Fundación, el Papa Francisco nombró a Fabio Gasperini, secretario de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, como consulentes de administración: Mariella Enoc, presidenta del Hospital Infantil Bambino Gesù, Sergio Alfieri, profesor de Cirugía General de la Universidad Católica del Sagrado Corazón, Chiara Gibertoni, directora general del Hospital General Sant’Orsola-Malpighi, como miembros del consejo. Maximino Caballero Ledo, secretario general de la Secretaría de Economía, fue nombrado revisor de cuentas.

VATICAN NEWS

06 de octubre de 2021