Radio Guadalupana Online

En la Audiencia General de este miércoles, el Papa Francisco recordó a los afectados por el fuerte terremoto que sacudió gran parte del sur de Turquía y el norte de Siria en la madrugada del 6 de febrero. 

Al finalizar su catequesis, el Santo Padre expresó: “Mis pensamientos se dirigen a los pueblos de Turquía y Siria duramente golpeados por el terremoto, que ha causado miles de muertos y heridos”. 

“Con emoción rezo por ellos y expreso mi cercanía a estos pueblos, a las familias de las víctimas y a todos los que sufren esta calamidad devastadora”, señaló a continuación. 

Reiteró asimismo su agradecimiento “a quienes se esfuerzan por llevar socorro» y animó «a todos a solidarizarse con esos territorios, algunos de ellos ya maltratados por una larga guerra”. 

Además, invitó a los fieles a “rezar juntos para que estos hermanos y hermanas nuestros sigan adelante, superando esta tragedia”.

Por último, pidió a la Virgen María “que los proteja” y rezó un Ave María por todos los afectados por el grave terremoto que ha dejado, por ahora, más de 9 mil fallecidos.

Eran alrededor de las 2:30 horas (hora local) de la madrugada del lunes 6 de febrero cuando un fuerte terremoto de magnitud 7.8 sacudió varias regiones del sur de Turquía y el norte de Siria.

Miles de edificios han quedado derruidos y el número de víctimas y heridos continúa en alza a medida que los voluntarios y personal de rescate va levantando los escombros. 

El cuerpo sin vida del P. Imad Daher, sacerdote de la parroquia Virgen María de los greco-católicos melquitas de Alepo (Siria), fue hallado bajo un edificio derrumbado, donde estuvo atrapado durante al menos 8 horas.

El gobierno de Turquía ha decretado siete días de luto por la tragedia y la ayuda internacional ya está llegando a ambos países.